Left Continuar la compra
Pedido

Su carrito actualmente está vacío.

¡Bienvenido a nuestra nueva web! Actualiza tu registro en "Mi cuenta"
¿Por qué mi gato me muerde cuando le estoy acariciando? Todo sobre el grooming

¿Por qué mi gato me muerde cuando le estoy acariciando? Todo sobre el grooming

Si has tenido la suerte de convivir con un gato habrás comprobado que su fama de ariscos y antisociales poco tiene que ver con la realidad. Eso sí, hay que conocer las pautas de conducta específicas de los felinos para entender sus reacciones. Analizamos algunas de sus peculiaridades como los mordiscos cuando se les acaricia o el grooming. ¡Te ayudarán a comunicarte mejor con tu ronroneante amigo!

¿Qué es el grooming felino?
La expresión grooming se refiere al acicalamiento tan característico que practican los gatos sobre sí mismos y sobre sus congéneres. Y, solo si eres un humano afortunado, también tu gato te otorgará esa atención tan especial.

El grooming es la depurada, completa y minuciosa técnica de aseo personal de los gatos, básicamente lamiéndose y mediante pequeños mordiscos. Su fama de limpios está más que justificada porque pueden dedicar hasta dos horas diarias a su limpieza.

Hay que tener en cuenta que su saliva tiene componentes anti bactericidas que les ayuda a prevenir infecciones y, también, les permite cierto control de los parásitos externos. Además, el grooming actúa de forma similar al sudor, con un efecto de regulación de la temperatura cuando tienen mucho calor.

Finalmente, es un acto social que sirve para rebajar tensiones entre convivientes. Los gatos solo se lamen entre ellos si se conocen y cuanto mayor rango social ocupa, más cuidados recibe del resto. Así que, ya sabes si tu gato te lame, ¡te tiene en alta consideración!

Y, ¿qué pasa si un gato muerde al acariciarle?
Como hemos apuntado, en el grooming, el felino utiliza su lengua y también los dientes para realizarse ese aseo personal. Por lo tanto es posible que si tu gato te está lamiendo, complete ese gesto con unos delicados mordisquitos, normalmente sin hacerte ningún daño porque no ejerce fuerza. Es habitual que estos “mordiscos gatunos de amor” se centren en tu mano, brazos, pies, nariz o barbilla. No reacciones con brusquedad porque lo que hace es demostrarte que te quiere

Pero, no es el único mordisco que puede lanzarte tu gato. Nunca olvides que los felinos, aunque conviven con las personas, mantienen su talante independiente y un elevado instinto de supervivencia como cazadores que son. Las reacciones de los gatos son complejas y dependen mucho de su personalidad y de las circunstancias en las que ha crecido, pero cuando un gato muerde al acariciarle, estás suelen ser las 2 razones principales:

Que esté jugando, sobre todo, si le has acostumbrado a ver tus manos como parte del juego. En algún momento puede interpretar tus movimientos como un ataque y por eso te muerde. Para evitarlo, usa juguetes y reserva tus manos para acariciarle.
Que le molesten tus caricias. A los gatos les gusta que les mimen, pero en determinadas zonas no, especialmente evita acariciar sus patas o su barriga. Además, hay gatos que se agobian con el exceso de caricias, tienen bastante con unos pocos minutos. Fíjate, porque si le estás molestando, antes de morderte te avisará girando las orejas atrás, dando pequeños latigazos con la cola y con sus pupilas dilatadas.
Para complementar el grooming de tu gato, recuerda que en nuestra tienda tienes la mejor selección de productos para su aseo. Y también juguetes para compartir vuestro tiempo sin riesgo de mordiscos.