Left Continuar la compra
Pedido

Su carrito actualmente está vacío.

Código: AHORRA5, 5% DTO - Compra mín 89€ / Código: AHORRA3, 3% DTO, Compra mín. 59€
Perro lengua

¿Por qué los perros nos lamen la cara?

¡Qué curiosa esa fijación que tienen los perros por lamernos en la cara! Pero lo cierto es que, como casi todo en esta vida, tiene una explicación. Y te encantará descubrirla.

 

Besos, en el lenguaje de los perros

Es habitual que un perro salude a su propietario intentando lamerle la cara. Pero, si nos fijamos, también hace lo mismo cuando saluda a ciertos perros en el parque. Por eso los lametones en la boca y en la cara pueden ser descritos como besos dentro de lo que sería el lenguaje canino.

A fin de cuentas, cumplen una función parecida a la de los besos que nos damos las personas entre nosotras para saludarnos.

 

Herencia del lobo

Los perros nos lamen la cara porque se trata de un comportamiento heredado del lobo.

Seguramente ya sabes que el perro desciende del lobo. Es decir, que los lobos son los ancestros salvajes de nuestros perros domésticos de hoy en día. Los perros vendrían a ser - con muchos matices- lobos domesticados.

Aunque el parentesco evolutivo entre el lobo y el perro no implica que un perro y un lobo sean iguales (¡ni mucho menos!), sí que nos ayuda a explicar algunos de los comportamientos de los canes domésticos.

La domesticación produjo cambios en el aspecto físico (la morfología) y en el comportamiento del perro con respecto a su antecesor salvaje, pero algunas conductas se han ido manteniendo o transformando ligeramente a lo largo del tiempo.

En las manadas de lobos, cuando una loba tiene lobeznos, éstos lamen las comisuras de los labios de su madre para estimular la regurgitación de comida.

Es su manera de pedirle a la hembra lactante que regurgite la comida que guarda en su estómago.

Esto, que puede parecer un acto un tanto desagradable, en realidad forma parte del proceso de cambio de dieta de los cachorros, de líquido (leche materna) a sólido. Es algo natural.

 

Lenguaje canino ritualizado

En la edad adulta, tanto los lobos como los perros siguen imitando algunos de los comportamientos que tenían de cachorros y los usan como señales de afecto o bien de apaciguamiento. Es el caso de los lametones en la boca.

Es parte de lo que se llama “lenguaje canino ritualizado”: un mensaje que cumplía una función determinada (en esta caso, una función nutricional) durante la etapa de cachorro adquiere una nueva función durante la edad adulta.

Se trata de un lenguaje social ritualizado que nuestros perros utilizan también con nosotros, puesto que nos consideran parte de su grupo social, de su “manada humana”.

 

Los perros nos lamen la cara como señal de afecto o de apaciguamiento

Podemos interpretar los lametones en la cara y la boca de nuestros perros como auténticos “besos caninos” porque son señales de afecto y de saludo. Podríamos decir que los lametones son una muestra de que nuestros perros nos quieren.

Pero, por otro lado, no hay que olvidar que los perros también se lamen las comisuras de los labios como señal de apaciguamiento, para calmar al rival después de una disputa o de un conflicto. O, simplemente, como señal de sumisión para dejarle claro a otro perro que no quieren ser ninguna amenaza para él sino todo lo contrario.

Con nosotros, nuestros perros también utilizan los lametones como señal de apaciguamiento. Por eso muchas veces intentan lamernos justo después de que les hayamos reñido porque han hecho algo que no debían. Están pidiendo hacer las paces.

 

Los perros nos lamen y eso tiene beneficios para nuestra salud

La microbiota es el conjunto de microorganismos que conviven normalmente en nuestro cuerpo. Varios estudios han demostrado que la composición de la microbiota de los propietarios de perros es distinta, y más variada, que la del resto de personas.

Es decir, que el hecho de que los perros nos laman pueden tener ciertas ventajas para nuestra salud. Según el profesor de psiquiatría Charles Raison, “los perros pueden trabajar como probióticos, mejorando la salud de las bacterias que viven en nuestros intestinos”.

Por supuesto, hay que tener cuidado con el contagio de parásitos intestinales que puedan tener nuestros perros. Para eso, sólo hay que seguir las pautas de desparasitación interna y externa periódicas que marque el veterinario.

 

¿Quieres saber más sobre el lenguaje de los perros?

Si te interesa aprender sobre el lenguaje de los perros, aquí tienes las primeras páginas de un eBook muy interesante. Puedes adquirir el documento completo por 5€ solidarios que irán destinados a una protectora.

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compártelo!

 

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados