Left Continuar la compra
Pedido

Su carrito actualmente está vacío.

Código: AHORRA5, 5% DTO - Compra mín 89€ / Código: AHORRA3, 3% DTO, Compra mín. 59€
Perro lamiéndose

¿Por qué los perros se comen sus heces?

 

En este post verás que la coprofagia, que es como se denomina técnicamente al consumo de excrementos por parte de un animal, no tiene una única explicación. A veces, este comportamiento puede ser un síntoma de alarma.

 

Mi perro se come sus heces: ¿es normal?

El concepto “normal” en el caso de la ingestión de heces cuando hablamos de perros, es bastante relativo. En general, sabemos que hay especies animales que son coprófagas por naturaleza, como los insectos. Son las que tienen como fuente de alimento esencial los excrementos de otros animales, de los que depende su existencia. Por otro lado, están los animales que sólo comen heces en circunstancias especiales y en contadas ocasiones, como los perros, los primates o los roedores. Resumiendo, puede decirse que el hecho de que un perro ingiera heces es una conducta ocasional, susceptible de tener diversas causas. En función de esas causas, requerirá un tratamiento u otro.

Coprofagia y pica

Antes de contestar a la pregunta de por qué los perros comen heces, hay que aclarar los conceptos de coprofagia y pica. Y es que la ingesta voluntaria de heces se enmarca dentro de un trastorno general, llamado pica. La pica engloba todas aquellas tendencias a ingerir sustancias que no son apropiadas o habituales en una determinada especie, siendo la coprofagia la más habitual. Un perro con pica, puede llegar a comer elementos tan dispares como: tierra, piedras, arcilla, desperdicios, monedas, bombillas, ropa, pelotas, o jabón.

 

Causas de la coprofagia canina o motivos por los que tu perro come heces.

¿Por qué los perros comen heces? ¿Qué encuentran en las heces los animales? Los expertos apuntan diversas hipótesis para explicar el porqué de la ingestión de excrementos por parte de los perros. Se considera que la coprofagia no es en sí misma ni una patología ni una muestra de mala educación, sino una costumbre puntual, con distintas posibles causas, entre ellas las siguientes.
  • Nutricionales

De manera instintiva, un perro con déficit de vitaminas o minerales, puede recurrir a la ingesta de heces para compensar esa carencia. Hay que tener en cuenta que las heces suponen para los canes una interesante fuente de nutrientes, que aún quedan tras la digestión y la excreción, en especial la procedente de animales herbívoros.
  • Médicas

A veces, cuando un perro come heces lo hace por una causa orgánica. Se cuentan como posibles causas médicas las siguientes: diversas patologías digestivas; el síndrome de malabsorción intestinal; los parásitos intestinales; la depresión; el hipertiroidismo; o la diabetes mellitus, entre otras.
  • Conductuales

Otra de las explicaciones a la duda de por qué los perros comen heces es que, cuando el perro experimenta sentimientos negativos, puede hacer todo lo posible para llamar la atención de sus cuidadores, incluyendo el hecho de comerlas. Esto puede ocurrir, por ejemplo, ante la ansiedad o estrés por separación, la soledad, el aburrimiento, o el sentimiento de falta de libertad.

El caso de los cachorros es distinto: al estar en fase de desarrollo, su conducta exploratoria es mucho mayor que la de los perros adultos. Ellos buscan explorar lo que les rodea y su principal vía para hacerlo es la boca. Así que comen heces simplemente por curiosidad.

  • Otras razones por las que los perros comen heces

En el trasfondo de la coprofagia canina, suelen esconderse otros estados, como: la necesidad de limpieza del espacio en el que vive el perro (en los casos en los que se desatienda por parte de los cuidadores), el miedo a los depredadores, que puede llevar al animal a utilizar la coprofagia como una estrategia para camuflar olores; la costumbre de ciertas hembras que lo entienden como algo normal, igual que regurgitan la comida de sus crías; o, en casos extremos, el hambre voraz, cuando un perro ha estado demasiado tiempo falto de alimento.

Síntomas de la coprofagia

Naturalmente, el signo más evidente de que los perros comen heces es verlos in situ haciéndolo. Otros síntomas habituales son:
  • Halitosis: Aliento fétido.
  • Poliuria: El perro orina más de lo habitual.
  • Polidipsia: El can se muestra más sediento de lo normal.
  • Delgadez: Los perros suelen tener apetito, pero en vez de engordar, adelgazan.
  • Gastroenteritis: Suelen padecer inflamación intestinal y estomacal.
  • Insuficiencia pancreática exocrina –IPE–: La IPE puede causar trastornos digestivos y una absorción insuficiente de los nutrientes. La coprofagia puede ser uno de sus síntomas, junto con la diarrea, la pérdida de peso, el aumento del apetito y los gases.
  • Cambios en las defecaciones: Las heces son muy malolientes y blandas; observándose a menudo la presencia de grasa –esteatorrea–, a consecuencia de una insuficiente actividad de la enzima lipasa pancreática en el intestino.

Tratamiento para evitar que tu perro coma heces

Si tu perro come heces, llévalo al veterinario para que lo examine, en busca de la causa que provoca esta conducta. Cuando la causa es comportamental, hay muchas cosas que puedes hacer para ayudarlo a revertir este problema. Toma buena nota:
  • Asegúrale un entorno limpio y confortable
  • Procura que haga ejercicio físico, de una manera regular y que sea adecuado a sus necesidades
  • Estimúlalo con premios, justo al defecar, para desviar su atención hacia la recompensa, y conseguir que se olvide de su obsesión por las heces.
  • Retírale rápidamente sus heces; porque, ojos que no ven, boca que no come.
  • Asegúrale a tu perro una dieta rica en vitaminas y minerales.
  • Contra la ansiedad, estrés, aburrimiento, organízale a tu perro horarios de paseo y evita que se encuentre demasiado tiempo solo en casa; déjale juguetes interactivos, tipo Kong, con un premio comestible en su interior; otra opción son las flores de Bach para ayudar a cubrir aspectos relacionados con estos estados.

Recurre a los complementos alimenticios para mejorar la absorción de los nutrientes, como EnziVet de Stanvet. Se añaden a la dieta del can y son indicados en casos de: halitosis, diarrea, pancreatitis endocrina, enfermedades crónicas de la piel, flatulencia, insuficiencia pancreática o coprofagia.

Si tu perro come heces, no te olvides de consultar con el veterinario la introducción de los suplementos o de cualquier cambio en la dieta de tu perro.

Finalmente, en cuanto al pronóstico de la coprofagia, hay que decir que depende de la causa que motiva que el perro coma caca. Pero, en general, no debemos afligirnos, ya que se trata de una conducta puntual, que puede corregirse, tal y como te hemos explicado.

¿Te ha interesado este post? ¡Compártelo!

 

 

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados