Left Continuar la compra
Pedido

Su carrito actualmente está vacío.

Código: AHORRA5, 5% DTO - Compra mín 89€ / Código: AHORRA3, 3% DTO, Compra mín. 59€
publish

Cómo alimentar a un gatito lactante

Si te ves en la necesidad de alimentar a un gatito lactante, hay algunas cuestiones que debes tener en cuenta. Hablaremos de la mejor leche y de las recomendaciones que debes seguir, pero considera antes esta posibilidad: acudir a una protectora cercana que pueda poner al gatito en contacto con una madre recién parida que lo amamante. De esta manera se eliminan algunos riesgos asociados a los biberones.

Alimentar a un gatito lactante: el tipo de leche

En segundo lugar, es importante que no le ofrezcas al gatito leche de vaca. Suele ser la que tenemos en casa por defecto y muchas películas nos muestran la costumbre de dar leche a los gatos. Sin embargo, es muy peligroso para los lactantes por dos motivos: que no contiene los nutrientes que necesitan y que puede causar diarrea. Esta segunda posibilidad es muy peligrosa y hasta podría causar la muerte del gatito lactante.

Para sustituirla te recomendamos que acudas a leche maternizada. En nuestra tienda puedes encontrar de varias marcas y tamaños, todas desarrolladas para suplir las necesidades alimenticias del gatito.

Cómo darle el biberón a un gatito

 

Lo primero que debes saber es que hay una postura ideal para darle el biberón a un gatito lactante. Es aquella que más se asemeja a la posición natural en la que mamaría si estuviese con su madre. Esto es, boca abajo. Si colocas al gatito lactante boca arriba como a un bebé humano, es posible que la leche se desvíe a las vías respiratorias, lo que es muy peligroso.

Algunas recomendaciones extra:

  • Aunque no es necesario calentar la elche maternizada, los gatitos la prefieren si está a una temperatura ligeramente superior a la ambiente, pues se parece más a la leche materna.
  • Si el biberón que vas a usar es nuevo, necesitarás abrirle un agujerito. Puedes hacerlo de dos formas: bien cortando una pequeña equis con la punta de un cuchillo, o bien perforando la tetina con una aguja caliente. En todo caso, el agujero no debe ser muy grande.
  • Permite que el gatito mame a su ritmo, para no atosigarlo ni que se quede con hambre.
  • En cuanto a la cantidad de leche maternizada que debe tomar, esta dependerá de su tamaño. La recomendación es que tomen 8 ml diarios por cada 30 gramos de peso. Puedes pesar al gatito en una báscula de comida. En cuanto a la medida de la leche, los biberones suelen mostrar marcas bien en ml o bien en cc (centímetros cúbicos) 1 ml equivale a 1 cc.
  • Mantén ciertas normas de higiene. Si tienes más animales en casa, es bueno que el bebé se mantenga aislado y que reserves una bata y guantes para manipularlo. También debes lavarte las manos antes y después de alimentarlo.

Una vez que saques adelante a tu gatito lactante, llegará el momento de comprarle juguetes, comida húmeda y pienso que se adecue a sus necesidades de crecimiento. También deberás pensar en cuestiones como la castración, las vacunas y todas las demás cuestiones relacionadas con el hecho de compartir casa (y vida) con un pequeño felino. ¡A partir de ahora tu vida será mucho más divertida y puedes contar con nosotros para ponértelo más fácil!

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados