Left Continuar la compra
Pedido

Su carrito actualmente está vacío.

Código: AHORRA5, 5% DTO - Compra mín 89€ / Código: AHORRA3, 3% DTO, Compra mín. 59€
Perros en celo

El celo en las perras: cuestiones esenciales que debemos conocer

Si hace poco que convives con una perra y te asaltan infinidad de dudas y temores sobre su celo, en este artículo daremos respuesta a tus preguntas.

Y es que las incógnitas sobre el tema son más frecuentes de lo que se piensa. Aquí, te explicaremos el qué, cómo, cuándo y porqué del asunto.

¿Nuestro objetivo? Que esta efervescente etapa se convierta en una vivencia lo más feliz y segura posible.

 

¿Qué es el celo en las perras?

El celo es un período esencial en el ciclo reproductivo de los animales, una etapa llena de grandes cambios físicos y hormonales, que inciden de una manera peculiar en su comportamiento. Es el momento en el que la hembra se prepara para la reproducción.

En esta época, las perras que no han sido esterilizadas, se muestran receptivas sexualmente y aceptan sin remilgos que el macho las monte. Como su fin es la reproducción, se afanarán para conseguirla.

¿Cuándo aparece el primer celo?

La raza, el peso y el tamaño influyen, pues las hembras de razas pequeñas y medianas suelen ser más precoces que las de las especies grandes.

Recordemos los siguientes puntos:

- Por regla general, las perras pequeñas tienen su primer celo entre los 6 y los 9 meses.

- En las hembras grandes, suele aparecer bien pasados los 9 meses y hasta los 12.

- Algunas razas lo experimentan incluso mucho más tarde.

- Conviene anotar la fecha del primer celo de la perra, para controlar el proceso y prever el siguiente celo.

- Si la perra sobrepasa el año sin tener celo, hay que llevarla al veterinario.

 

¿Pueden quedarse preñadas las perras en su primer ciclo?

Pueden, pero no deberían. No se recomienda, su cuerpo no está lo suficientemente desarrollado como para sobrellevar una gestación con todas las garantías.

Nuestra tarea consiste en evitarla a toda costa. 3 razones por las que las perras jóvenes no deben quedar preñadas en su primer celo:

- Podrían tener problemas en el parto, debidos a la inmadurez ósea de la pelvis.

- Su inmadurez les podría acarrear trastornos psicológicos.

- Desconcertadas y estresadas, podrían rechazar a sus cachorros, negándose a amamantarlos.

 

¿Cuántos celos al año tiene una perra?

Las perras son monoéstricas estacionales, lo que significa que sólo tienen 1 celo en cada ciclo.

Por lo general, las perritas entran en celo 2 veces al año, con un intervalo de unos 6 meses.

Curiosidades:

- El celo puede aparecer en algunas perras también cada 4 o cada 12 meses.

- Cuando las perras envejecen, el tiempo entre celos se alarga.

- Las hembras no tienen la menopausia; experimentarán los ciclos de por vida; el sangrado no desaparecerá nunca.

- El celo puede atenuarse con la edad de la perra.

 

¿Por qué tan pocos celos?

Se trata de un atavismo que proviene de los lobos y cuyo fin es asegurar la supervivencia de los cachorros. Si hay menos celos, habrá menos crías y, por tanto, más alimento para la madre y sus retoños.

De 1 a 2 celos al año se considera algo normal, pero si sobrepasa estas cifras, conviene llevar a la perra al veterinario para descartar cualquier anomalía.

 

¿En qué estación se produce el celo?

Si bien las perras bien cuidadas y alimentadas pueden entrar en celo en cualquier estación del año, esto no es algo matemático, lo más habitual es que el celo se produzca a finales de invierno y principio de primavera.

 

Síntomas físicos en el celo

Para saber con certeza si tu perrita está entrando en celo, lo mejor es llevarla al veterinario para que le haga una citología vaginal.

No obstante, aquí os dejamos algunos de los síntomas físicos más frecuentes:

Orina más de lo habitual para esparcir feromonas

Al acariciarla, pone la espalda rígida Sus órganos sexuales se inflaman y oscurecen

Suelen tener pequeñas pérdidas de sangre

Aparta la cola si le tocamos la zona lumbar Al final del celo pueden aumentar de tamaño las mamas

 

Síntomas de conducta durante el celo

Si tu perra está en celo o entrando en él, ponte en guardia y extrema la vigilancia, sobre todo cuando vayas a pasear con ella, ya que se trata de una etapa sumamente delicada, llena de cambios y peligros.

No olvides que el objetivo primordial de los perros en celo es el apareamiento con el fin reproductivo. Así que ¡ojo!, pues una perra no esterilizada aprovechará cualquier descuido para salir corriendo en busca de un galán con el que aparearse.

A continuación, verás algunos signos de conducta, indicativos del celo en las perras:

Se vuelven revoltosas y a veces ansiosas.

Suelen estar más juguetonas y cariñosas que de costumbre.

Reclaman insistentemente nuestra compañía y caricias.

Les faltará tiempo para jugar con los perros y enzarzarse en un preludio amoroso lleno de arrumacos.

Los machos, atraídos por las feromonas de la orina de la perra, intentarán montarla.

Por su parte, las perras, tratarán de montar a otros animales o personas.

Se lamerán los genitales con mayor frecuencia.

Pueden perder el apetito, e incluso negarse a comer.

 

Perra en celo y consulta veterinaria

Si observas que, tras el celo, tu perra va dejando una descarga de un líquido blanquecino o con restos sanguinolentos, debes llevarla rápidamente al veterinario.

Podría tratarse de una infección de útero, llamada piometra, una enfermedad que podría poner en riesgo la vida de tu animal.

También debes acudir al médico ante cualquier otra anomalía o retraso que notes en tu perra.

¡Si deseas más información relacionada con este tema, mira nuestro post “Fases del celo en las perras

 

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compártelo!

 

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados