Left Continuar la compra
Pedido

Su carrito actualmente está vacío.

Código: AHORRA5, 5% DTO - Compra mín 89€ / Código: AHORRA3, 3% DTO, Compra mín. 59€
publish

Cómo tener una cobaya feliz

Es una cuestión de sentido común asumir que una cobaya feliz será aquella que vive en las condiciones más parecidas a su hábitat natural. Afortunadamente, estos animalitos son fáciles de contentar, pues no requieren muchos cuidados. Además, uno de los motivos por los que son cada vez más populares es que son más baratos de mantener que perros y gatos y ocupan menos espacio. Pero ¿cómo asegurarnos de que nuestra cobaya está contenta?

La clave para una cobaya feliz es conocer su comportamiento natural

¿Sabes cómo viven las cobayas en su hábitat natural? ¿Cómo se relacionan? ¿Qué comen? ¿Cuándo son más activas? ¿Si les gusta que las cojamos y las acariciemos? Si convives con una, seguro que ya tienes algún conocimiento básico. En este artículo trataremos de completarlo para que te asegures de ponerlo todo de tu parte y hacer de tu amigo una auténtica cobaya feliz.

Para empezar, debes saber que estos pequeños mamíferos son originarios de Sudamérica y conviven con humanos, ya domesticados, desde hace 3 000 años. A Europa, no obstante, llegaron hace 400. Cuando están en libertad buscan madrigueras que suelen habilitar en grietas que encuentran entre las rocas. En ellas se asientan formando grupos pequeños de entre 5 y 10 miembros. Así que la primera conclusión que podemos sacar es que a las cobayas les gusta la compañía. Por lo tanto, es mejor tener dos cobayas que solo una.

Estos roedores son animales jerárquicos. En sus madrigueras siempre hay un macho y una hembra dominante. Así que para tener una cobaya feliz es necesario vigilar cómo se comporta en compañía de otros miembros de su especie. Es más sencillo que convivan varias hembras o hembras con machos castrados que machos sin castrar. Ten esto en cuenta si vas a introducir un miembro nuevo en tu familia.

Condiciones de vida para una cobaya feliz

Hay algunos consejos básicos a seguir para dar a tus cobayas una buena calidad de vida.

  • Las jaulas para roedores suelen ser demasiado pequeñas. El espacio óptimo para que una cobaya se encuentre a gusto es aquel que le permita dar al menos tres saltos y ponerse de pie.
  • La necesidad de espacio afecta también a su salud física, pues las cobayas necesitan hacer ejercicio para no desarrollar problemas de obesidad. Para conseguir que se muevan puedes esconderles comida por la habitación y dejar su jaula abierta durante varias horas al día.
  • Es mejor que les ofrezcas alimento fresco muy temprano o ya al anochecer, pues es cuando están más activas. Durante el día y con la excepción de algunos picos de actividad, tienden a pasar mucho tiempo durmiendo. Puedes dejar comida seca en lugares estratégicos a modo de snack.
  • Cuida el lecho que les pones: los pellets de serrín prensados son demasiado duros y pueden causar problemas en las patas. La recomendación general es que les pongas pellets de celulosa o de papel prensado.
  • La higiene es fundamental. Una cobaya feliz es una cobaya que se acicala con esmero. No les gustan los malos olores, pues su sentido del olfato les sirve para relacionarse entre otras cosas. Usa un lecho absorbente y cambia las zonas húmedas a diario. Una vez a la semana habrá que sustituir todo el lecho.

Ahora ya conoces los cuidados básicos que puedes darle a tu cobaya para que sea feliz. ¿Necesitas más información sobre estos maravillosos roedores? Sigue leyendo nuestro blog.

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados